Actos de Consagración

¡Oh Señora mía, oh Madre mía!, yo me entrego

del todo a Ti y en prueba de mi afecto, con amor

filial te consagro en este día todo lo que soy,

todo lo que tengo. Guarda y protege, y también

defiende a este hijo tuyo, que así sea. Amén.


¡Oh Señora mía, oh Madre mía!, yo me entrego del

todo a Ti, y en prueba de mi filial afecto, te consagro

en este día mis ojos, mis oídos,mi lengua y mi

corazón, en una palabra,todo mi ser, ya que soy

todo tuyo, ¡Oh Madre de bondad!, guárdame

y protégeme como hijo tuyo. Amén.

Alma de Cristo

Alma de Cristo, santifícame.

Cuerpo de Cristo, sálvame.

Sangre de Cristo, embriágame.

Agua del costado de Cristo, lávame.

Pasión de Cristo, confórtame.


¡Oh, buen Jesús!, óyeme.

Dentro de tus llagas, escóndeme.

No permitas que me aparte de Ti.

Del maligno enemigo, defiéndeme.

En la hora de mi muerte, llámame.


Y mándame ir a Ti.

Para que con tus santos te alabe.

Por los siglos de los siglos. Amén.

Ave María

Dios te salve María

llena eres de gracia

el Señor es contigo

bendita eres entre todas la mujeres

y bendito el fruto de tu vientre Jesús


Santa María, madre de Dios

ruega por nosotros los pecadores

ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Credo

Creo en Dios Padre todopoderoso,

creador del cielo y de la tierra.


Creo en Jesucristo, su único Hijo,

nuestro Señor;

que fue concebido por obra

y gracia del Espíritu Santo,

nació de Santa María Virgen;

padeció bajo el poder de Poncio Pilatos,

fue crucificado, muerto y sepultado;

descendió a los infiernos,

al tercer día resucitó de entre los muertos;

subió a los cielos y está

sentado a la derecha de Dios Padre

desde allí ha de venir a juzgar a los vivos

y a los muertos.


Creo en el Espíritu Santo;

la Santa Iglesia Católica,

la comunión de los Santos;

el perdón de los pecados;

la resurrección de los muertos;

y la vida eterna. Amén.

Gloria

Gloria al Padre,

y al Hijo,

y al Espíritu Santo.

Como era en el principio,

ahora y siempre, por los siglos de los siglos.

Amén!

San Miguel Arcangel

San Miguel Arcángel,

defiéndenos en el combate,

Sé nuestro amparo

contra las maldad y acechanzas

del demonio.

Reprímale Dios, pedimos suplicantes.

Y tú Príncipe de la Milicia Celestial,

arroja al infierno con el divino poder

a Satanás y a los otros espíritus malignos

que vagan por el mundo

para la perdición de las almas.

Amén.

Padre Nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino;

hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

y perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos

a los que nos ofenden. No nos dejes caer

en la tentación y líbranos del mal.

Amén.

Salve

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,

vida y dulzura y esperanza nuestra

Dios te salve. A tí llamamos los desterrados

hijos de Eva; a tí suspiramos, gimiendo y llorando

en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Seńora abogada nuestra,

vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos

y, después de este destierro, muéstranos a Jesús,

fruto bendito de tu vientre

¡Oh clementísima! ¡oh piadosa!

¡oh dulce Virgen María!


Ruega por nosotros santa Madre de Dios,

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas

de nuestro Seńor Jesucristo.

Amén.

Yo Confieso

Yo confieso ante Dios Todopoderoso,

y ante ustedes hermanos

que he pecado mucho de pensamiento,

palabra, obra y omisión.


Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.


Por eso ruego a Santa María siempre Virgen,

a los ángeles, a los santos

y a ustedes hermanos,

que intercedan por mí

ante Dios, Nuestro Señor.

Amén.